jueves, 9 de octubre de 2008

EL CEMENTO EN LA CONSTRUCCION




El cemento

En ingeniería civil y construcción se denomina cemento a un conglomerante hidráulico que, mezclado con agregados pétreos (árido grueso o grava más árido fino o arena) y agua, crea una mezcla uniforme, manejable y plástica capaz de fraguar y endurecer al reaccionar con el agua y adquiriendo por ello consistencia pétrea, el hormigón o concreto. Su uso está muy generalizado, siendo su principal función la de aglutinante.

Hacia el año 30 a. C. se empezó a utilizar el cemento en la Antigua Roma. La bóveda del Pantéon es un ejemplo de la utilización del cemento en la antigua Roma.

Se pueden establecer dos tipos básicos de cementos:
Uno de origen arcilloso, obtenido a partir de arcilla y piedra caliza en proporción 1 a 4 aproximadamente; y otro de origen puzolánico. la puzolana del cemento puede ser de origen orgánico o volcánico.
Existen diversos tipos de cemento, diferentes por su composición, por sus propiedades de resistencia y durabilidad, y por lo tanto por sus destinos y usos.
El cemento de Pórtland es el tipo de cemento más utilizado como aglomerante para la preparación del hormigón o concreto. Fue inventado en 1824 en Inglaterra por el constructor Joseph Aspdin. El nombre se debe a la semejanza en su aspecto con las rocas encontradas en la isla de Pórtland

2 comentarios:

augus dijo...

me gusta mucho tu blog, te invito a visitar el mio, besos

Mariana Eraso dijo...

muchas gracias por tu comentario. pasame la direccion de tu blog
mariana